América Economía destaca labor del ministro Castilla

El ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, fue considerado como el tercer mejor ministro de la región según el Ranking de Mejores Ministros de Finanzas de América Latina que publica América Economía Intelligence, en base a una encuesta a más de 70 destacados economistas de la región.

 

La publicación explicó que este resultado se debe al buen manejo de la economía peruana y a la relevancia de Castilla en las relaciones entre el presidente de la República, Ollanta Humala, y el empresariado local.

 

En el ranking el ministro de Hacienda y Crédito Público de Colombia, Juan Carlos Echeverry, ocupa el primer lugar, mientras que el ministro de Economía y Finanzas de Uruguay, Fernando Lorenzo, el segundo.

 

A Castilla le sigue el ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, en cuarto lugar; el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, en quinto lugar; y el secretario de Hacienda y Crédito Público de México, José Antonio Meade, en sexto lugar.

 

AméricaEconomía señala que Castilla ha sido un protagonista relevante de la sorprendentemente buena relación que ha logrado mantener el presidente Humala con la clase empresarial peruana en los primeros seis meses de gobierno.

 

 “Seis meses después y para bien de la economía peruana, la decisión de Ollanta Humala fue acertada”, señala la revista.

 

Consideró que Castilla, quien cuenta con una maestría en Harvard y un PhD en la Johns Hopkins University, ha logrado articular un discurso que permite conciliar los intereses del mercado con los del electorado que llevó a Humala al poder.

 

Subrayó que, en sus apariciones públicas, el ministro peruano ha demostrado que pertenece al sector de economistas pro redistribución.

 

AméricaEconomía también indicó que los números de Perú en el 2011 (un crecimiento por encima de siete por ciento) hacen que la gestión macroeconómica de Castilla destaque en una América Latina en alza.

 

Por ello no llama la atención que el economista peruano se ubique en el tercer puesto del ranking de los Mejores Ministros de Finanzas que anualmente realiza AméricaEconomía Intelligence, precisó.

 

Para realizar la medición, se pide a más de 70 destacados economistas de América Latina que evalúen la gestión de los ministros durante el año de acuerdo con las siguientes variables: fortaleza institucional del ministerio (liderazgo, credibilidad, efectividad legislativa), estabilización de la economía y promoción de políticas, y reformas que fomenten el desarrollo.

 

Además se les solicita que evalúen a los ministros de acuerdo con su perfil profesional y con los resultados macroeconómicos alcanzados por el país.

 

Una conclusión del estudio de este año es que hay una tendencia general a que la gestión económica de América Latina siga mejorando en términos generales.

 

En un mundo en que las economías centrales no logran estabilizar sus finanzas ni sus tasas de crecimiento, América Latina forma parte de un mundo emergente que crece y cuyo aporte a la economía global se torna cada vez más relevante, indicó.

 

“Para esto han sido fundamentales los procesos desarrollados durante los últimos años, los que han logrado ordenar las cuentas públicas de nuestros países, disminuir la fuga de capitales y aumentar la circulación de divisas tanto a nivel intrarregional como con Asia, la región más dinámica del orbe”, explicó la revista.